Novedades
Bienvenido al nuevo sitio de Refsa Muy pronto podrá encontrar información institucional y los servicios brindados a la ciudadanía

Información Útil

Uso racional de la Energía Eléctrica

El uso racional de la energía eléctrica, es el uso a conciencia, el consumo estrictamente necesario, es utilizar correctamente la energía para no malgastar un recurso que actualmente está empezando a escasear.

La mayor parte de la energía que cotidianamente utilizamos para el desarrollo de nuestra vida, ya sea personal o profesional, proviene de recursos energéticos.

Todas estas actividades habituales, funcionan gracias a servicios públicos esenciales en los que reparamos solo en el momento que presenta un problema.

El uso racional significa que modifiquemos costumbres que fueron adquiridas por cuestiones de hábitos tales como, dejar lámparas encendidas en habitaciones vacías, calentar más de lo necesario el agua que utilizamos en una ducha que después rebajamos con agua fría, o usando la plancha alternativamente mientras se hacen otras actividades.

Que debemos tener en cuenta para hacer un uso racional de la energía?

- Realizar un control periódico de toda la instalación eléctrica, y ante la menor duda de estar ante la existencia de problemas, convocar a un electricista profesional matriculado.

Recuerde que una mala instalación no sólo atenta contra nuestra economía, porque pagamos más de lo que consumimos, sino que además estamos frente a un problema que puede poner en riesgo nuestra propia vida y las de nuestros seres queridos.

- En caso de disminuir la intensidad de luz al conectar un aparato, varía el tamaño de la imagen en la pantalla del televisor, o saltan los fusibles sin causas aparentes, eso puede significar que la instalación eléctrica no es la adecuada o que algún artefacto eléctrico se encuentra en mal estado.

- No es conveniente la utilización de "enchufes triples" para conseguir más bocas de conexión, lo que se logra con esto es sobrecargar la potencia que un enchufe simple puede soportar. Lo que se aconseja es la utilización de una zapatilla.

- En el caso de tener que utilizar alargues o "zapatillas", tenga en cuenta que solo debe utilizar una por enchufe, ya que su incorrecta utilización no solo puede ocasionar cortocircuitos, sino que también puede hacer consumir más a los aparatos allí conectados.

- Realizar un control mensual de nuestro consumo. Para ello lo que se aconseja es desconectar todos los aparatos eléctricos, apagar todas las luces, y verificar que el disco del medidor NO siga girando.

En caso de que lo siga haciendo, deberá llamar a un electricista matriculado para que revise en forma urgente la instalación.

Recuerde que una fuga de energía significa un potencial peligro para los habitantes de la vivienda.

Consejos para ahorrar energía eléctrica

  • Trate de aprovechar la luz solar (iluminación natural). Pinte de colores claros las paredes y techos, así aprovechará mejor la iluminación natural y reducirá las necesidades de iluminación.
  • Apague las luces que no utilice.
  • Use lámparas adecuadas para la iluminación de cada tipo de ambiente. Adapte la iluminación a sus necesidades y de preferencia a la iluminación dirigida en lugar de iluminar todo el ambiente.
  • Utilice lámparas de bajo consumo, especialmente en las zonas donde necesite iluminación por mucho tiempo. Este tipo de lámparas reducen el consumo de energía.
  • Mantenga limpias las lámparas, de esta manera aumentará la luminosidad, sin acrecentar la potencia y ahorrará energía. Una lámpara sucia o en mal estado pierde hasta un 50% de su luminosidad.
  • Utilice sensores de movimiento que activan la iluminación ante una presencia extraña, y así logrará que la luz no esté encendida innecesariamente.
  • Utilice luminarias exteriores equipadas con lámparas fluorescentes compactas y fotocélulas o temporizadores, con apagado diurno.